Funcionamiento del intestino

Tu aparato digestivo convierte los alimentos que ingieres en nutrientes que son absorbidos y pasan a la sangre y se encarga de expulsar los desechos. Los alimentos que tomas realizan un largo viaje, especialmente en las cuatro partes que componen los intestinos: intestino delgado, colon o intestino grueso, recto y canal anal.

 

Boca y esófago

El primer paso en la digestión tiene lugar en la boca. Los alimentos ingeridos se trituran con los dientes y se mezclan con la saliva, la cual acondiciona estos alimentos para que pasen por la faringe y de allí al esófago donde con movimientos, llamados peristálticos, llegan hasta el estómago.

La digestión en el estómago

En el siguiente paso es donde comienza la digestión química. En este proceso, los alimentos triturados se mezclan con los jugos gástricos del estómago y se convierte en líquido. Es aquí donde se reducen las proteínas y se destruyen las bacterias de los alimentos.

La digestión en el intestino delgado

Entre ocho y diez horas después de haber comido, los alimentos en forma líquida pasan al intestino delgado donde, gracias a los fluidos que proporcionan el hígado, el páncreas y la vesícula biliar y durante cuatro horas, se descomponen aún más para proporcionar la absorción de los nutrientes por parte de nuestro organismo y su llegada a la sangre.

La digestión en el intestino grueso

Es en este momento cuando los restos alimenticios se trasladan al intestino grueso y allí se produce una nueva absorción, especialmente de agua y minerales. El tiempo que permanecen las heces en el intestino grueso puede oscilar entre las 12 y las 48 horas. Y este tiempo viene directamente determinado por el tipo de comida que consumes.

La excreción en el intestino grueso (recto)

Cuando el colon deja de funcionar, se interrumpe el proceso digestivo y se impide la absorción de vitaminas, minerales y otros nutrientes esenciales para el desarrollo y rendimiento del organismo. Si los alimentos permanecen en el interior de nuestro cuerpo sin ser digeridos durante un tiempo prolongado las proteínas se pudren y generan amoniaco tóxico y sulfuro de hidrógeno; los carbohidratos se fermentan y producen alcohol etílico y ácido láctico; y las grasas fabrican moléculas tóxicas reactivas que destruyen los nutrientes.

El estreñimiento se produce cuando las heces permanecen en tu intestino durante un tiempo prolongado. La absorción continua de agua las deshidrata, endurece y hace disminuir su tamaño, lo que provoca una reducción de las contracciones musculares que el colon realiza para desplazar la masa fecal, lo que se denomina peristaltismo intestinal. Esta ralentización del movimiento de las heces debilita el reflejo que te indica que debes ir al baño, y en la mayoría de los casos desaparece.

Descubre cómo aplicar Micralax Microenemas

Realiza el test

Descubre si puedes sufrir estreñimiento