Estreñimiento en viajes

El estreñimiento conlleva uno de los trastornos intestinales más comunes en nuestra población, manifestándose entre otras formas con la  escasa evacuación de las heces. Como hemos visto, este trastorno deriva de una mala alimentación, inactividad física…pero puede deberse a otros motivos ajenos, como es en este caso, la preparación de un viaje.

En viajes y periodos vacacionales tu organismo sufre un cambio de hábitos: tus horarios de sueño y de alimentación son diferentes. Tomas diferentes tipos de comida, en general bajas en fibra y ricas en harinas refinadas y de agua, y en muchos casos muestras resistencia a evacuar en otros baños diferentes al tuyo.

Si tu viaje genera un cambio horario y de clima, tus intestinos también padecen jet lag.
El reloj biológico que controla los ciclos de sueño y vigilia, y la actividad y la alimentación durante las 24 horas del día está ajustado al lugar de origen y no al de destino. El jet lag produce una descompensación física y psicológica que provoca irritabilidad, estreñimiento, jaqueca, falta de apetito, fatiga, letargo, insomnio y dificultad para concentrarse.

Los preparativos del viaje también pueden ocasionarte un episodio de estrés emocional que provocará una ralentización del tránsito intestinal y la aparición de los primeros síntomas del estreñimiento.

Se trata de una circunstancia esporádica que puedes contrarrestar introduciendo en tu dieta alimentos ricos en fibra, bebiendo más agua, realizando algún tipo de actividad física, intentando establecer un horario para ir al baño, aunque te encuentres fuera de casa.

Micralax microenemas

Una solución rápida y eficaz que alivia el estreñimiento ocasional.

Descubre las soluciones alimentarias al estreñimiento